COLEGIO SANTOS JUSTO Y PASTOR

El colegio público dispone de un programa de 12 unidades de primaria, comedor y gimnasio sin dotación de escuela infantil. El solar, de forma rectangular, no cumplía los mínimos requeridos en cuanto a superficie, y su situación, con fachada a las calles Justo y Pastor y José Aguilar, con un intenso tráfico, determinó la organización espacial del proyecto. Voluntariamente el edificio se adosa a estas dos vías, conformando la alineación urbana, mediante un muro de hormigón visto sin huecos. El edificio se vuelca sobre el resto del solar, consiguiendo de esta forma el máximo espacio libre.

El colegio se estructura en dos cuerpos rectangulares cosidos por un eje que recorre todo el edificio entre sus accesos; el principal a Justo y Pastor y el secundario de acceso al patio interior.

El cuerpo paralelo a Justo y Pastor tiene tres alturas y aglutina todo el espacio docente: las doce aulas con fachada sur y las dotaciones complementarias de aulas y espacios administrativos a norte. La otra ala de una sola altura conforma el comedor, cocina y gimnasio. En el cruce entre ambos se encuentra el acceso con triple altura y una de las dos escaleras, voluntariamente visible, que organizan las circulaciones.

Se pretendió realizar un colegio de fácil percepción y uso, con circulaciones mínimas y sencillas, volcado al espacio interior y aislado del tráfico, facilitando de esta manera su utilización por el alumnado y personal docente.

Los materiales empleados han sido muy convencionales. Hormigón visto en las zonas sensibles –exteriores e interiores en planta baja- y ladrillo caravista en el resto. La fachada del aulario a sur se ha dotado de un sistema de control solar con lamas de madera y baquelita. Las circulaciones interiores se han protegido con un tablero de fibras de madera, de bajo coste, fácilmente sustituibles, con protección ignifuga.